Análisis Críticas Series Nacionales

Balance de la 4 temporada de ‘Estoy vivo’: la temporada de Cristina Plazas

El miércoles 9 la 4 temporada de ‘Estoy vivo’ llegó a su fin. Y la serie se despidió siendo fiel a su esencia: giros inesperados, unión y felicidad familiar al conseguir derrotar a Gamboa.

¿Qué balance podemos hacer de esta cuarta temporada? Y es que aunque las audiencias han bajado notablemente, la serie ha mantenido la calidad de sus guiones y ha evolucionado.

1º La resolución de la trama de Susana

Uno de los aciertos de esta temporada a nivel de guión ha sido la forma de preparar la marcha de Susana. Y es que los guionistas y el equipo técnico tiraron de imaginación para despedirla sin poder contar con la participación de Anna Castillo.  Y esa marcha dio pie a la trama de la temporada: el apagón y la aparición de Gamboa y su secta.

2º El protagonismo de Cristina Plazas

Si hay algo que ha sido un acierto total es ver como los guionistas, ante la ausencia de Anna Castillo, cedieron el protagonismo a Cristinas Plazas. Si ya fue una gran noticia verla en la cabecera, lugar donde merecía estar desde la primera temporada, esta temporada Cristina Plazas se ha dejado la piel para hacer de su nueva “Laura” un personaje cada vez más de carne hueso. Su relación de amistad con Sebas sacando a flote el negocio ha dado lugar a momentos de gran comicidad entre ellos y a momentos de apoyo mutuo. Y la química entre Cristina Plazas y Jesús Castejón es maravillosa. ¡Qué dos grandes han coincidido en escena!. Pero sin lugar a dudas, ha sido la trama de sus orígenes donde más hemos podido admirar lo inmensa actriz que es Cristina Plazas. Y es que esta temporada hemos descubierto el pasado familiar de ella y su trauma por sentirse una hija abandonada. Esa voz rota de Laura explicando a su hermano, el comisario, a su marido, Márquez, cómo se ha sentido estos años me ha roto en mil pedazos. Y es que en mi caso, Cristina Plazas me llega a lo más hondo de mi alma. Pocas actrices, las puedo contar con los dedos de mis dos manos, me transmiten tanto dolor, ternura como ella. Y es que su voz, y su expresión cambian en cuestión de segundos y consigues sentir el dolor, la alegría y la pena que inunda a su personaje en cada momento.

3º La evolución de Santos

Otra de las grandes noticias de la temporada ha sido la inclusión de Santos en el tándem de los vengadores de Vallecas. Y es que el personaje ha tenido una evolución orgánica y nada impostada. A pesar de haber sido uno de los personajes que al principio despertaba cierta antipatía, esta temporada han sacado su vena cómica y ha regalado escenas buenísimas con Javier Gutiérrez como cuando atropella a un pobre animalito o cuando Laura descubre que su marido le ha mentido y no está con Santos trabajando

4º El aumento del tono cómico de la serie

La serie siempre ha jugado con la comedia y el drama, pero esta temporada han querido compensar el sufrimiento de la anterior y aliviar a la gente la desazón con el coronavirus, con escenas delirantes. Y es que ese inicio de Sebas y Márquez colándose en el Pirulí ya nos avisaba que los protagonistas iban a hacernos reír con sus peripecias y con sus conversaciones delirantes. ¿Quién se iba a imaginar que Sebas iba a estar enamorada de forma platónica de Anne Igartiburu?.

5º Los constantes plot twists que no ves venir

Y es que nadie pensaos al principio que el comisario, que apuntaba a ser uno de los villanos de la temporada, iba a acabar siendo un retornado, hermano de Laura, o que las viejecitas tan simpáticas que conocimos en el primer episodio iban a ser en realidad enlaces. Y es que muchas veces, a lo largo de esta temporada: los guionistas han jugado con el espectador haciéndole creer algo que al final no ha sido. Y es de alabar que a pesar de llevar 4 años en antena, la serie consiga seguir sorprendiendo a los fans con tramas que no ven venir.

6º La química de todo el reparto

Esta temporada ha sido maravillosa porque por primera vez no hay secretos entre ellos. Laura sabe quién es Márquez, santos sabe quién es Márquez y todos han trabajado unidos. Esa sororidad que hay en cada escena de Laura y María, esa química entre ellas dos. En ningún momento piensas que ellas dos estén interpretando, sino que piensas que son amigas en la vida real. Las escenas de estas dos: de amistad, de confianza, de apoyo mutuo en las buenas y las malas ha sido un auténtico bálsamo. Y junto a ellas, la inmensa química entre Cristina Plazas y Javier Gutiérrez, ambos se comen la pantalla en cuanto coinciden en escena. ¡Y qué poquito hemos podido verlos juntos en el último capítulo!. A la química de estos dos hay que resaltar la ya de por si habitual química entre Javier Gutiérrez, Jesús Castejón y Alejo Sauras. Cada vez que estos tres coincidían en pantalla había risas, complicidad y es que piensas que son familia. Y es que a mí esa sensación de familiaridad y amistad me ha recordado a mi otra serie predilecta: ‘Los hombres de Paco’. Y es que este elenco para mí es como mi segundo equipo de remo.

7º Javier Gutiérrez

Debería incluirlo más arriba, pero es que ya no sorprende el inmenso nivel de Javier Gutiérrez, cada escena, cada frase que dice su personaje tiene alma, tiene vida porque detrás de Márquez está el que para mí es el mejor actor español detrás. Y es que a lo largo de esta temporada hemos visto a Márquez desesperarse, sufrir, reír y sobre todo disfrutar y cuidar de su familia. ¡Cuánto voy a extrañar escuchar a Javier Gutiérrez decir: me cago en mi puta vida!

8º Adriana

Es uno de los fallos de la temporada. Y no porque la actriz lo haga mal, todo lo contrario, sino por la construcción del propio personaje. Los guionistas han querido hacer de ella un corta y pega de Susana, olvidándose de que Susana era única y de que Adriana es a la vez hija de ella y del enlace. Al final, ha faltado ver en ella aspectos de esa ternura, ingenuidad que caracterizan al enlace. Y a eso hay que sumarle esos poderes cada vez más locos que le han dado los guionistas.

9º Mikel

Otro de los puntos flojos de la temporada. Ni me he creído al personaje, en parte por la interpretación del actor, ni su relación con Adriana me ha resultado creíble. Creo que han querido hacer una réplica con ellos de la historia del enlace y Susana pero le han hecho demasiado prisa, sin darle profundidad y sentido a la historia. Y eso ha conllevado que en mi caso hubiera preferido ver más minutos de Márquez y Laura que de la historia de estos dos que me ha parecido: empalagosa, sin matices y demasiado acelerada

10º Carlota- enlace

Una de las consecuencias de la marcha de Susana ha sido la relación de Carlota y el enlace. Otra relación fraguada a prisa y corriendo para el espectador. Y es que aunque sabemos o intuimos que Anna castillo no va a volver, hubiéramos preferido ver más tiempo al enlace recordándola y superando su duelo. Y es que aunque los actores funcionan en pantalla, da la sensación de que todo entre ellos ha ido demasiado deprisa en vez de haberse cocido a fuego lento.

11º la trama de la hermandad

La trama de la temporada ha sido atrayente y con buenos giros. Ha habido momentos que parecían sacados de ‘expediente X’. Aunque ha costado un poco que arrancase y entender la relación existente entre el apagón, la desaparición de las víctimas y la incorporación de Gamboa. Aunque me hubiera gustado que le dieran algo más de profundidad a gamboa, sus motivaciones, el resultado ha sido notable.

12º El final

Volvemos a quedarnos con un final más o menos abierto que pide a gritos una renovación por una última temporada. Y es que necesitamos saber quién está en esa cápsula. Todo apunta a que puede ser Susana y el hecho de que vuelva, tal vez encarnada por otra actriz, puede generar problemas en la relación enlace-Carlota.

Y para terminar decir que los guionistas y todo el equipo responsable de ‘estoy vivo’ nos han regalado una temporada vibrante, muy familiar. Y que es una lástima que el adelanto horario haya dejado a la serie bajo mínimos. Ojalá RTVE no preste tanta atención a los datos en directo y contabilice los visionados web y la audiencia en diferido. Esta serie merece mejores audiencias.

Deja un comentario