Análisis Críticas Series Nacionales

Crítica del 2×02 de ‘La Caza.Tramuntana’: Un capítulo para el lucimiento de Félix Gómez, Elia Galera y Jorge Motos

En el segundo capítulo de ‘La caza Tramuntana’ gira en torno a los problemas originados por el encuentro entre Gerard y Dani. Esta noticia contiene spoilers.

Y es que, como ya se intuía en el avance del capítulo anterior, Gerard es atropellado por alguien desconocido aunque no tanto por Dani, que acaba huyendo.

Este hecho sirve para explorar y profundizar más sobre los personajes y sobre la relación de ellos con el crimen de Bernat. En este capítulo, la interpretación de Elia Galera brilla y emociona. Primero por su reacción al conocer la muerte de su marido y después lidiando con la policía en los interrogatorios. Es ahí donde los silencios, las respuestas no contestadas, las miradas cobran fuerza. Y es que en el fondo, todos guardan algún secreto y en el caso de la muerte de Gerard, la familia oculta la razón por la que él salió ese día de casa, que no tenía nada que ver con Dani y que acabará provocando una pequeña fisura en la familia.

Por otra parte, el otro punto fuerte del capítulo es el sargento Selva, excelente la interpretación de Félix Gómez que brilla como nunca en este capítulo. Y es que hasta en las apariciones del personaje se vislumbra algo del propio carácter de él: un tanto sigiloso, oscuro. Y es con él con el que se inicia el capítulo, acercándose de improviso a Catalina Trias para preguntarle sobre su padre. Y es que por esa conversación entre ellos se deduce que no ha debido pasar mucho tiempo entre el desenlace del primer capítulo y la llegada de Selva al pueblo. Esta escena tiene su paralelo con otra de Víctor Gamero y Catalina, en la que éste trata de saber cómo se encuentra ella tras la detención de su padre. Aunque hay un aspecto que nos hace ubicar que ambas son posteriores, y es que Catalina habla en este caso de la salud de su padre y de cómo ayudar a su hijo a afrontar lo ocurrido.

Pero donde el capítulo se mueve y juega perfectamente es con la intriga que rodea a cuál es la razón por la que Selva está ahí. Al principio sospechamos que es porque Sara cometió alguna irregularidad, tal vez su salud le jugó una mala pasada. Y por ello el capítulo juega con la forma de introducirnos a este tosco sargento: unas veces leyendo y releyendo los informes de Sara, incluso comentando de forma sarcástica el procedimiento utilizado por ella. Y sobre todo en la última escena de Félix en el episodio donde en una sala oscura, con música incluida y con él cantando con ese impresionante acento andaluz que se marca Félix en el episodio, se acerca a uno de los sospechosos revelando la razón de su estancia allí. Y no, no tiene que ver con nada de qué hiciera Sara en el pasado sino más bien con lo que sucedió con ella.  Y es que Félix Gómez se mueve como pez en el agua en esa escena mostrando las luces del personaje y llegando a intimidar con su presencia. Y es que cualquiera, si supiéramos la verdad, hubiéramos confesado. Félix se está convirtiendo en la gran sorpresa agradable de la temporada y llevamos sólo dos capítulos.

La serie también sigue jugando, y de forma brillante, con la doble moralidad de la población. Y es que si algo nos queda claro desde el principio es que había gente que sabía cuál eran las inclinaciones de Bernat y callaron e incluso hicieron la vista atrás. y otros que las descubren ahora y se niegan a creerlas. Y es aquí donde entra en juego  Madó Teresa, interpretada por Llum Barrera, que defiende la inocencia de Bernat e incluso remarca la importancia de encontrar a Dani para que se resuelva la verdad. Pero en ese pueblo todos ocultan algo, no sólo Bernat. También las niñas, Julia, Samiah y Bela tienen su propio secreto. Un secreto que a todas luces conecta con la muerte de Bernat y tal vez con Dani, pero que no pueden desvelar. Y es que como en todo thriller, todos valen más por lo que callan que por lo que cuenta. E incluso, ambas tienen secretos para sus propias familias y amigos.

Y por último, la relación entre Sara y Víctor Gamero. Sara puede ser un poco tosca, poco comunicativa, pero cala a la gente desde el principio. Y es que no se le va a escapar que la presencia de Gamero en la tierra no es casual. Y ante la complejidad del caso va a necesitar ayuda. Y ella confía plenamente en la capacidad de Gamero. La escena que comparten los dos a mitad del episodio donde hablan sobre lo ocurrido tras Monteperdido. Ninguno se echa nada en cara y Sara entiende mejor que nadie que Gamero llegara a sentirse incómodo y necesitase un cambio de aire. La conversación entre ellos y la naturalidad de la escena ayuda al espectador a conectar enseguida de ellos. Y es que parece que el tiempo no ha pasado. Es verdad que son más maduros, que hay más capas de dolor en ellos, pero su mutua conexión y química permanece intacta.

Y por último destacar el giro del episodio, que empieza a vislumbrarse a mitad del episodio y que parece va a conectar con lo ocurrido a Sara. Y es que gracias a las investigación y el trabajo conjunto de Sara y Víctor descubrimos que Bernat no estaba sólo y hay otra persona implicada y el capítulo ya nos insinúa quién esa persona implicada. Pero la duda es ¿será realmente esa persona o es un juego del capítulo para desviar la atención del verdadero culpable? ¿serán tramas distintas?. Y es que lo que está claro, es que todos guardan un secreto y que nada es lo que parece. Y mención aparte al trabajo de Jorge Motos, y es que consigues sentir la angustia, la desazón que le rodea y el desamparo. Y consigues creerte que de verdad tiene cierto desequilibrio. Y es que tiene una de las escenas potentes de este episodio y el gran plot twist con el que finaliza el episodio y que te deja con ganas inmensas de saber lo que va a ocurrir en los próximos capítulos. ¿Qué relación guardará él con Bernat? ¿Y qué relación tiene con lo ocurrido con Sara?. Y es que como se dice a lo largo del capítulo: esa muerte ha abierto la puerta a nuevas tragedias.

Deja un comentario