Análisis Críticas Series Internacionales Series Nacionales

Dejemos de menospreciar a mujeres como Kate Winslet o Itziar Ituño por su edad, físico o vestuario en ‘Mare of Easttown’ e ‘Intimidad’

Este artículo nace fruto de un titular bastante controvertido de El País que decidió utilizar un titular bastante controvertido llamando a Kate Winslet gorda y vieja por su papel en ‘Mare of Easttown’.

También estos días me ha llamado la atención los comentarios de mujeres por la primera foto promocional de ‘Intimidad’ protagonizada por Itziar Ituño.

Y es que en vez alegrarse de que por fin una ficción empieza a introducir personajes de mujeres maduras interpretadas por mujeres maduras, las críticas hacia la ficción fue por el look de la propia Itziar Ituño que les parecía a algunas mujeres de una mujer de 60 y demasiado conservador.

El problema de ese tipo de afirmaciones como las de ‘El País’ o las relacionadas con el look y apariencia de ‘Intimidad’ es que otra vez las mujeres demostramos tener muy poco sororidad en la vida real y ser nuestras mayores enemigas ya que repetimos en nuestra boca lo que la sociedad patriarcal nos ha enseñado. Y eso es una muy mala noticia porque ni Kate Winslet es vieja con 45 años y mucho menos está gorda y tampoco Itziar y su look es el de una mujer de 60. Y es que ese tipo de afirmaciones tienen el peligro de ser tomada como referencia por plataformas y cadenas nacionales y se siga sin avanzar y construir ficciones como ‘Mare of Easttown’, ‘Happy Valley’, ‘The good fight’ donde las mujeres de 40-50 e incluso 60 son interpretadas por mujeres de su edad, las cuales no tienen reparos en mostrar las imperfecciones de su cuerpo: no son super modelos: ni altas, ni bajas, ni su cuerpo es tan delgado que llegas a pensar que padecen anorexia o bulimia de lo delgadas que están, y tampoco visten a la última moda, ni llevan tacones incluso para conducir una grúa o escaparse al campo.

Y es ellas nos ayudan a tirar por tierra los cánones de la consabida perfección femenina. Esa perfección que irradia todo en nuestra ficción: la típica protagonista femenina que sufre y llora, que cuando discute está fuera de sí mientras el hombre permanece templado, o que va perfectamente vestida hasta para andar por casa.

Es importante que dejemos de juzgarlas como si fueran simplemente un objeto de carne y no personas humanas. Hace poco Kate Winslet comentó el daño y lo perjudicial que fue para ella en una etapa de cambio, que la prensa y sobre todo mujeres, la atacasen cuando protagonizó ‘Titanic’ por considerarla gorda. ¿Nadie he pensado en lo dañino que puede ser para una mujer ser constantemente juzgada por su peso, por como viste? y lo dañino que es mandar a la gente joven ese mensaje de si no tienes las medidas de una super modelo y tu apariencia no es la de una chica de 20-30 no tienes tu hueco en esta sociedad ya que te menosprecian y te juzgan por tu apariencia física no por como eres.  Y ella, nunca ha estado gorda, siempre, y sigue siéndolo, una mujer bellísima, que no ha estado obsesionada por los cánones de belleza tradicionales que lastran a todas y cada una de las mujeres hoy en día.

Por eso es importante que Kate apostase por salir en la serie como una mujer normal, que trabaja en una comisaría y que no trata en ningún momento de ser elegante, o de tener la típica personalidad de una heroína. Ella en algunos momentos es ruda, no quiere caer simpática, y es que como nosotras tiene sus días buenos y malos. Y eso es lo que hace que todo el mundo empatice y entienda su viaje emocional en ‘Mare of Easttown’ porque su viaje trasciende y nos llega y nos identificamos con ella y es que todas hemos pasado por experiencias como ella.


Y en el caso de las críticas al look de ‘Intimidad’ por falta de ser una política progresista, me llevo a plantear hasta qué punto la gente, mujeres están cegadas por la ideología política y lo trasladan a la serie. ¿Acaso es necesario que una política sea de Unidas Podemos o del PSOE para poder sufrir cuando la humillan? ¿Acaso es más importante la orientación política que el hecho de que el personaje tenga alma? ¿Qué hace diferente que la política sea de izquierda y derecha cuando su drama es que a las mujeres se nos juzga con doble vara cuándo nuestra vida privada salta a la palestra?.

No olvidemos que las series son piro entretenimiento y lo que nos lleva a amar a los personajes y su historia no es cómo visten, no es el partido político al que votan sino el cómo están escritos, el hecho de que tengan alma y sean humanos.

Además, no se puede juzgar una serie por una imagen, un look que tal vez evolucione a lo largo de los capítulos e incluso, que ese look tenga una razón de ser: contraponer su imagen pública con su imagen en su cara privada. Y es que en series como ‘Intimidad’ puede dar juego el contraste entre la doble moral: como nos comportamos, cómo somos, como nos ven y nos tratan antes del escándalo y después del escándalo.


Y sobre todo, lo más importante, es que dejemos de juzgar y criticar a las mujeres de más de 40 por su apariencia física: su forma de vestir, de comportarse, su peso, su edad, porque si seguimos por ese camino, los personajes femeninos de 40-50-60 acabarán siendo interpretados por gente de 20-30 o tendrán que vestirse como jovencitas para lograr la aceptación popular.

Y es que tenemos tan mimetizados los cánones de belleza que llevamos viendo años y años en televisión, y nos olvidamos como diría Kate Winslet que la verdadera belleza es aceptarse uno como es porque la verdadera belleza está en el interior. Y ya va siendo hora de que nuestra ficción española empiece a incluir más diversidad: mujeres que no sean perfectas, pero que irradien normalidad, realidad como ‘Mare of Easttown’.

Sólo en ese caso podremos recorrer el siguiente paso: el de superar la falta de actores y actrices de otras razas en nuestra ficción y la de falta de diversidad de género: actores y actrices transexuales que no consiguen tener representación en nuestra ficción.

Es necesario que cada vez haya más diversidad e historias contadas por mujeres de cualquier edad, apariencia y físico porque ellas también tienen historias que contar y ayudarán a desterrar los estereotipos y cánones de belleza considerados los únicos válidos como ha sucedido hasta ahora. Ojalá pronto podamos contar con una ‘Happy valley’ en nuestras filas.

Deja un comentario