Entrevistas Exclusivas Series Nacionales

Entrevista a Clàudia Riera, Carlos Alcaide y Daniela Rubio, protagonistas de ‘El Internado: Las Cumbres’

El Internado: Las Cumbres‘ es el esperado reboot que se estrena este viernes 19 de febrero en Amazon Prime Video. Años después, regresamos al internado en el que muchos misterios están por llegar. Una nueva serie, con nuevos personajes y nueva historia, aunque contará con algunos guiños a la serie original y unos cameos muy especiales.

Para conocer algunas curiosidades del rodaje de la serie, hemos podido hablar con algunos de los miembros del reparto. Clàudia Riera (Inés), Carlos Alcaide (Manuel) y Daniela Rubio (Adèle) darán vida a unos personajes que no nos van a dejar indiferentes. Hemos hablado sobre cómo fue rodar en tiempo de COVID, así como intentar descubrir algunas anécdotas que han vivido detrás de cámaras. Además, también hemos podido conocer cómo se llevan con los personajes a los que han dado vida.

La grabación de la serie duró unas 15 semanas, ¿Cómo ha sido grabar en tiempos de COVID para vosotros?

Carlos Alcaide: Ha sido un proceso de adaptación, veníamos de tres semanas grabando exteriores, pero nos empaquetaron a todos, nos llevaron a casa y cumplimos con la cuarentena. Luego, retomamos en julio y sí impactó un poco ver todo el protocolo. Había líneas que marcaban por dónde debíamos ir los actores, los figurantes, el equipo técnico (por separado)… todo muy estudiado. Y eso daba una tranquilidad que, como actor, necesitas. Todo el mundo iba con mascarillas, y maquillaje llevaba también unas máscaras especiales. Pero ha sido un proceso de decir: vale, esto es lo que hay. Teníamos que hacernos PCR cada semana. Pero yo lo he vivido desde una adaptación sana y aceptada.

Claudia Riera: Debo decir que los todos los jóvenes convivimos en una casa con todas las medidas sanitarias, y no salíamos para nada de la casa. Los sábados íbamos todos juntos al súper una hora, y regresábamos para casa. A mí se me normalizó y, por tanto, no era tan consciente de la pandemia en esa situación. A mí me vino el shock después del rodaje, cuando salí al “mundo real” es cuando me di cuenta de todo. Nos protegieron mucho durante el rodaje, y eso tranquilizaba mucho.

Daniela Rubio: Yo estuve un poco a parte, porque residí en un apartamento con mi madre. Pero, a veces, iba el fin de semana con los chicos y comíamos juntos, obviamente con las PCR también. Así que, en ese aspecto, yo lo viví un poco más a parte.

 

Así que, en tu caso, pudiste estar con tu madre durante el rodaje, y tuviste apoyo en ese sentido, ¿no?

Daniela Rubio: Claro. Mi madre siempre está conmigo para todo, y yo se lo agradezco muchísimo.

Claudia Riera: Es la madre de todos ya. Siempre está para todos y le pedimos ayuda.

 

Y, en cuanto a la serie, si tuvierais que elegir un momento de todas las secuencias, ¿Cuál sería?

Carlos Alcaide: A título personal, de mi trama, hay uno muy especial que no puedo desvelar para no hacer spoiler. Pero lo vais a ver claramente.

Claudia Riera: A mí me cuesta mucho elegir. ¡Es un personaje que me fascina tanto… me siento tan afortunada! Me cuesta mucho elegir porque hay muchas escenas que me han gustado mucho. Pero, igual, sí hay una que me hace especial ilusión. En el capítulo cinco, al principio… que van a pasar cosas.

Carlos Alcaide: ¡Ese momento es muy guapo… muy guapo!

Daniela Rubio: En mi caso, hay muchas que me gustan. Pero, si tuviera que elegir una escena, hay una muy especial de la que solo voy a decir que estaba con mi hermano, Albert Salazar. Esa secuencia es…

Carlos Alcaide: ¡Espectacular!

Claudia Riera: Hubo amor de hermanos.

 

¿Y el hecho de convivir juntos por la situación actual, a nivel interpretativo, os ayudó a establecer vínculos para la hora de salir a grabar o cómo lo valoráis?

Carlos Alcaide: Lo valoramos muchísimo. Esa herramienta facilitó muchísimo a la hora de crear química y los lazos que tenemos todos con todos. Y, además, fue un gran apoyo, porque si llegábamos de grabar y uno estaba más rayado, entre todos nos reforzábamos. La verdad que ha sido un soporte tener a esta gente maravillosa al lado y construir todo desde cero, y con este sentimiento de comunidad.

Claudia Riera: Estoy de acuerdo con absolutamente todo lo que ha dicho Carlos. Y, también, todos éramos muy distintos… mucho. Y, cuando estábamos en el set, había mucha escucha y comprensión en cuanto a cuál es el punto desde el que trabaja cada uno. A veces, cuando no te conoces mucho es distinto, pero aquí era muy altruista y sensible todo. Claro, 24/7 durante todo el tiempo de grabaciones… da para mucho.

Daniela Rubio: En cuanto al grupo de reparto de los jóvenes, que es con quienes he pasado más tiempo juntos, sentía que (señalando a Claudia y Carlos) tan solo con los ojos ya sabía qué me querían decir. Y eso se agradece mucho.

Claudia Riera: Realmente, agradecemos mucho todo lo que ha hecho el equipo entero por nosotros. Además, con el tema del COVID, los rodajes se han parado mil veces. Y da miedo, al final, es una pandemia mundial. Y, nosotros, además de poder grabar sin interrupciones después de la primera cuarentena, nos hemos llevado una familia y un vínculo para toda la vida. Después, tendremos 50 años, tendremos hijos y serán amigos. Esto va a ser así (entre risas). Ponernos a todos juntos en una casa, podría haber salido fatal…

Al fin y al cabo, era una especie de ‘Gran Hermano’…

Carlos Alcaide: No, no. Lo era.

Claudia Riera: Es que yo lo dije. Nos llegan a poner webcams en el techo, dejamos pasar una semana, se nos olvidan, y nos forramos.

 

¿Hay alguna anécdota relevante durante este tiempo?

Carlos Alcaide: Mira, hay una anécdota que protagonizaron Daniel Arias junto a otro componente del elenco, que estaba en casa, Lucas Velasco. Creo que es una anécdota que resume perfectamente estos dos meses. La voy a contar, pero la voy a contar mal porque no soy tan ‘cuenta cuentos’ como lo son Dani y Lucas. Un día, estaban Lucas y Dani aburridos y decidieron salir a pasear. Eran las ocho u ocho y media, y tenían poca batería en el móvil. La casa donde residimos estaba en medio del bosque. Es maravilloso durante el día, pero por la noche no se ve nada. Estaban confiados de que se sabían el camino de vuelta. Pero cada vez se hacía más de noche y nosotros veíamos que no aparecían y tampoco contestaban al móvil. Total, decidimos llamar a nuestro maravilloso coordinador para explicarle la situación. Pero es que la anécdota está en todo lo que les pasó en ese espacio paralelo… así que si tienes la oportunidad de preguntárselo a uno de los dos, te lo contarán al detalle y todo perfecto.

 

Y de los personajes a los que habéis dado vida, ¿os costó meteros en el papel en un principio? ¿y qué es lo que más y lo que menos os gusta de él?

Carlos Alcaide: Yo, cuando me leo por primera vez los guiones, los leo como si fuera espectador y disfruto de todo lo que sucede. Después, sí que te metes más en el personaje y en entender todo lo que me pasa. Pero me costó poco entenderlo. Vi bastante rápido en qué partes de mí colocarlo y las similitudes que tenemos. A priori, no fue un trabajo fácil porque no solo te quedas con el arquetipo de chulito y malote; si le das una vuelta de tuerca, ves qué le pasa por dentro y te das cuenta de que es un chaval asustado, que no lo ha pasado fácil, y que tiene una coraza. Entonces, lo más fácil ha sido ese punto de visceral que tiene, que coincide conmigo, y lo más difícil, su fragilidad, esa parte sensible que tiene, y el haber de verse en situaciones extremas donde ha tenido que explorar sus límites. Eso ha sido, a nivel interpretativo, un aprendizaje que siempre voy a llevar conmigo… se me eriza la piel. Me va a dar herramientas para seguir evolucionando con Manu y conmigo.

Claudia Riera: Para mí, ha sido el papel más difícil que he hecho en mi vida como actriz. Me ha costado tres infiernos llegar a él. En lo particular, somos muy distintas, aunque en la situación en la que se encuentra ahí, quizá nos pareceríamos un poco más. Así que me ha costado muchísimo construirla. Y, en cuanto a la segunda pregunta, no te puedo decir nada malo. Me gusta todo. Me gusta su complejidad, su oscuridad, su luz, sus dudas, su torpeza, su instinto… ¡es tan compleja que me fascina!

Daniela Rubio: A mí me ha gustado mi personaje, y tampoco tengo nada que no me haya gustado. No es un personaje plano, ya que toca diferentes puntos. Me ha gustado mucho, pero no es un personaje fácil. Tienes que conectar con ella, conocer su pasado, tienes que saber por qué está en el internado, porque ella es humilde y pura… ¿por qué está en un sitio tan oscuro? Y, a todo ello, estoy encantada de haberle dado vida.

Deja un comentario