Análisis Noticias Series Nacionales

No nos olvidemos de la tele en abierto

Cada vez que llegan, en los últimos tiempos, las nominaciones a las mejores ficciones e interpretaciones en televisión, llega siempre el mismo debate: ¿y las nominaciones para la tele en abierto?

Es sorprendente, que un medio, que se ha caracterizado siempre por apuestas a veces un tanto arriesgadas, no vea recompensada la calidad de su programación.

Si bien es cierto, que este 2020 ha habido una buena cosecha de series españolas: ‘Veneno’, ‘Patria’, ‘Antidisturbios‘. La realidad es que todos los años se abre el mismo debate.

Y es que producciones como ‘El ministerio del tiempo’, ‘Señoras del hampa’, ‘Perdida’, ‘Inés del alma mía’, han dado un paso adelante en la ficción. Y gracias a algunas de ellas, las cadenas de pago han apostado por arriesgar cada vez más.

Y además, estamos en un momento en que algunas plataformas, como Netflix: tiene un catálogo de series que recuerda bastante al de otra cadena en abierto: ‘Hache’ es una mezcla entre ‘El tiempo entre costuras’ y ‘Fariña’; ‘Élite’ es una apuesta similar a Física y química’. Y en un momento en que Movistar y Atresmedia han cruzado sus caminos para producir conjuntamente series con clara visión internacional lo que posibilitó el lanzamiento de Buendía Studios. 

Y es que un año, en el que se ha producido mejor que nunca y que nuestra ficción está dando cada vez más saltos a nivel internacional con el reconocimiento que está teniendo fuera de nuestras fronteras ‘Veneno‘, la única serie en abierto que ha conseguido nominación en los Feroz ha sido ‘El ministerio del tiempo’. ¿Qué tiene que hacer la ficción en abierto para conseguir hacerse un hueco entre las nominaciones?. ¿Será necesario crear unos premios para premiar a la televisión en abierto? ¿Para qué tener tantos premios de televisión si siempre se premia a los mismos?. Son preguntas que siempre se quedan sin respuestas.

Se está repitiendo con la televisión en abierto la misma tragedia que se vivió años atrás con la series de emisión diaria. Y es que ahora mismo la televisión en abierta es vista como una televisión menos cool, de menor calidad que la televisión de pago. Aunque seguramente esas series de las cadenas de pago consigan menos audiencia que las de emisión lineal.

Pero aunque la televisión en abierto no tenga los mismos presupuestos que muchas series de pago, hay algo que no se le puede negar: la variedad, la cercanía al espectador y la apuesta por otro tipo de ficciones. Y es que series como ‘El ministerio del tiempo’, ‘La otra mirada’, ‘Inés del alma mía’, ‘Cuéntame’ y ‘Hit’ no serían posible en otras cadenas que no fueran en este caso la tele pública. Una tele pública, que ha sido una de las pioneras por apostar por series de ciencia ficción en España con apuestas como ‘Estoy vivo’ y por apuestas en las que se habla en abierto de cultura española y se da visibilidad al colectivo femenino con series como ‘El ministerio del tiempo’ y ‘ La otra mirada’. Este tipo de ficciones tan de nicho, sólo han sido posibles porque la televisión pública ha apostado y ha creído en otro tipo de ficción donde el espectador pueda identificarse porque hablan de él mismo: de sus problemas, de su día a día y que incluso es capaz de adelantarse a su tiempo y reflexionar sobre la falta de libertad que se está viviendo hoy en día. 

También ha sido la televisión en abierto la que ha dado al mundo algunas de las ficciones más internacionales en los últimos años: ‘El tiempo entre costuras’ y ‘Velvet’ tuvieron una gran acogida en el catálogo de Netflix lo que llevó a Netflix producir con Bambú su primera serie. Y posteriormente, ‘La casa de papel’, la serie de habla no inglesa más vista de Netflix, y ‘Toy boy’ repitieron la hazaña.

Creo que va siendo hora que reconozcamos el talento de gente como Daniel Grao capaz de dos papeles tan distintos en ‘Perdida’ y ‘Hit’, que merecían haber sido nominados. Ninguna interpretación este año ha sido capaz de construir un personaje tan complejo como Antonio. Una interpretación sobrecogedora y es que la combinación entre pasado y presente nos regala un personaje tan complejo y diferente que se podría pensar que son dos personajes totalmente diferentes. Y en el caso de Jaime Blanch: capaz de regalar la mejor interpretación de este año en ‘El ministerio del tiempo’ donde el capítulo que protagoniza nos descubre aspectos desconocidos de salvador e incluso en esta temporada vemos que Salvador es capaz de dejarse llevar por los odios y pasiones que como cualquier mortal enfrenta. Y es que es incomprensible que ambos se hayan ido este año sin un pequeño reconocimiento a su brillante trabajo.

Y en el caso de interpretaciones femeninas es bastante extraño que Elena Rivera, que construye de forma brillante el personaje de Inés Suárez  se haya visto también fuera de la terma de nominaciones. Y es que Elena ha sabido dar vida a una Inés Suárez valiente, llena de coraje, dulzura y todo ello con una naturalidad increíble.

Ojalá dentro de unos años, no haga falta recordar constantemente que la tele en abierto exista. Ojalá dentro de unos años, se valore el gran trabajo detrás de todos los profesionales: guionistas, productores que están tratando de dar visibilidad a series en las que los espectadores se sientan identificados, que sean complejas pero al mismo tiempo hablen del propio espectador. Y es que, la televisión en abierto sigue reinventándose constantemente en busca de productos que atrapen al espectador al tiempo que tienen que combatir en la batalla más complicada: la del share y la de lograr la visibilidad que se les niega constantemente.

Deja un comentario