Análisis Series Internacionales

‘Selena’, la serie donde la protagonista principal tiene un rol secundario

‘Selena’ es una serie de Netflix centrada en los primeros años de vida de la popular cantante Selena Quintanilla, que fue asesinada en 1995 por la presidenta de su club de fans.

Esta serie cuenta con el respaldo de la familia de la popular canta ya que tanto su padre, su hermana y el abogado de la familia figuran como productores ejecutivos.

La primera temporada se centra en los primeros años hasta el momento en que el padre de Selena, interpretado por Ricardo Chavira, despide al que se convertirá en el marido de Selena, Chris Pérez, fue expulsado de la banda porque el padre descubrió la relación entre ambos.

La serie es entretenida de ver pero tiene un grave problema de desarrollo y es que la protagonista de la serie, Selena, interpretada en su niñez por Madyson Taylor Báez y por Christian Serratos en su etapa adulta, no es la verdadera protagonista de la serie. La serie tiene una clara construcción patriarcal, que opaca y quita desarrolla a la que debería ser el alma de la serie: Selena.

 

Toda la trama de la serie se centra en exponer los grandes sacrificios y la lucha del padre de Selena: Abraham Quintanilla hizo para que su hija triunfase en el mundo de la música. Y es que durante varios capítulos: el epicentro de todos es la narración de como él éxito de Selena se debió al trabajo constante de su padre para auparla a lo más alto.  En ningún momento sabemos, cómo vive Selena el éxito, qué piensa de que su padre la tenga trabajando sin asistir, ni vemos ningún conato de rebeldía en ella cuando su padre le prohíbe salir con amigas o ir al cine. En todo momento, Selena adopta un rol sumiso, en el que incluso no vemos que tenga mucho interés y preocupación de cómo va su carrera ya que delega todo a su padre. Lo único que vemos que le interesa es el mundo de la moda, haciendo hincapié en su pasión por el diseño.

Y eso hace que la serie pierda fuerza y no aporte nada nuevo ya que en ningún momento Selena tiene voz propia. Todo lo que se construye en torno a ella es la visión que su padre tiene de la carrera de ésta. también otro factor importante es como el papel de las mujeres se opaca en la serie. No sólo Selena y su historia tiene un lugar secundario, también el rol de su madre es secundario y reducido a su matrimonio feliz con su marido y a apoyar a su hija en sus decisiones. Y eso que en determinados momentos, ella es el corazón y la voz de la razón. Pero su rol es menor en comparación con el del padre y el hermano de Selena. Y es que incluso la propia historia de amor de Selena y Chris Pérez tiene un rol menor comparado con la historia construida en torno a su mayor: Abraham y su relación con su mujer y la lucha de éste para ser un hijo modelo a ojos de su padre y compaginar trabajo y familia.

También tiene momentos que recuerdan a las típicas escenas familiares de series de hace una década en la que había constantes comidas y desayunos familiares. Y es que vemos escenas de los miembros de la banda comiendo juntos, cenando e incluso durmiendo juntos. La única positiva es la relación entre las dos hermanas: Selena y Suzette ya que su complicidad, química en pantalla y la forma en que se apoyan mutuamente es le único ejemplo de sororidad que tiene la serie.

Se trata por tanto de una serie entretenida para pasar un rato agradable y que probablemente guste a los fans de la cantante o para gente que quiera una primera toma de contacto con la figura de Selena Quintanilla pero a los que buscan conocer más detalles y busquen la voz propia de ella no la encontrarán salvo en sus canciones.

Deja un comentario